Bienestar

¿Qué hacer cuando nos estresamos?

Estrés es una palabra y condición muy común hoy en día.

Detente un momento y trata de recordar, cuando fue la primera vez que caíste en cuenta que estabas estresado; ahora piensa cuando fue la última vez que lo estuviste. ¿Qué ha cambiado entre el primer momento y el último?, probablemente fueron los factores externos que nos provocaron el estrés, antes nos estresaba un examen final de la universidad o la entrega de un trabajo, ahora nos estresa el tráfico, las colas en el banco o un colega de trabajo con el que no congeniamos; tal vez también cambió el grado de intensidad con el qué tenemos nuestros episodios de estrés, o por último los medicamentos que hemos empezado a tomar para tratar de lidiar con él.

Ahora vamos a tomarnos un gran respiro y pensar, ¿yo, como ser humano, he nacido con toda la capacidad de mantenerme en calma, sea cual fuere la situación externa en la que me encuentre?

 La respuesta es un gran y rotundo SI. Cada uno de nosotros tiene todo lo necesario para regular, mantener y regresar a la tranquilidad de nuestro cuerpo y mente cuando queramos; solo es cuestión de saber qué herramientas o pasos utilizar – no todas las herramientas nos sirven a todos, la idea es ir explorando y en el proceso de autoconocimiento, identificar qué acciones nos son útiles – A continuación, detallamos algunos tips que están disponibles en cualquier momento:

  1. Empieza a respirar largo y profundo

Utiliza la respiración abdominal, de tal manera que cuando inhalamos la barriga se infla y cuando exhalamos el ombligo va lo más cercano a la columna.

Puedes practicar la respiración alternada por las fosas nasales, te contamos una técnica sencilla a continuación, inténtalo poco a poco: Cubre la fosa nasal izquierda con el dedo índice derecho, Inhala profundamente por la fosa nasal derecha contando hasta 5 o 6, ahora cubre con tu dedo pulgar la fosa nasal derecha y exhala por la fosa nasal izquierda contando hasta 6, ahora inhala por esa misma fosa nasal contando hasta 6 y luego cubre tu fosa nasal izquierda con tu dedo índice y exhala contando hasta 6; repite la secuencia por 6 veces (o las veces que te sea cómodo) y vuelve a respirar con normalidad.

Este tipo de respiración equilibra los dos hemisferios del cerebro y regula nuestro sistema nervioso.

2. Toma té o agua caliente

El agua caliente aporta a la calma de nuestro sistema nervioso, ya que relaja y activa nuestra energía vital desde el interior. Aconsejamos evitar el consumo de café en exceso y azúcares refinados.

3. Haz Yoga

¡Por 5, 30, 60 o más minutos!, el tiempo que emplees para este espacio es muy valioso. Puedes hacerlo en un estudio, en tu casa con la guía de tutoriales online, al aire libre o inclusive en la oficina. Abajo el link de una práctica modelo.

4. Escribe tus preocupaciones en un cuaderno

De esta manera logras expresar todo lo que está rondando en tu mente. Te sorprenderás de la gran cantidad de información que puedes recibir; lo importante es leerlo, analizar qué puedes hacer al respecto y pactar compromisos contigo mismo, compromisos amables y alcanzables.

5. Habla con alguien acerca de cómo te sientes

Compartir con alguien que nos inspire confianza puede ser reconfortante y liberador.

6. Ve por un paseo al exterior

Una caminata por el parque o el malecón, salir a tu balcón a recibir el sol, planear un paseo por la playa o algún destino cerca; siempre nos aportará un gran respiro para refrescarnos y volver a recargar energías.

7. Mantente alejado de las redes sociales

¡Esto muy importante! Sobre todo al despertar, antes de ir a dormir o cuando tenemos dolor de cabeza.

Utilicemos la tecnología a nuestro favor, podemos esuchar audiolibros, charlas TED, meditaciones, sonidos relajantes, ver conferencias o investigaciones de algún tema que nos interesa, etc.

Compartimos una canción muy relajante del círculo de sonidos.

8. Toma un largo baño

Qué rico es tomarnos un baño con agua calientita, sentir como nos hidratamos por fuera y como el agua se lleva el humor con el que hayamos entrado a la bañera o ducha. También puede ser delicioso y muy bueno, tomar baños de agua fría, para activar el cuerpo, para ello aconsejamos hacer ejercicio previo (correr, crossfit, hot power yoga, etc.) que nos haga entrar en calor.

Qué este momento se convierta en nuestro ritual de relajación.

9. Crea un ambiente ordenado y libre de estrés

La tranquilidad y productividad empieza desde nuestra habitación. Pongamos manos a la obra y desechemos todo, absolutamente todo lo que no estemos utilizando y esté ocupando espacio en nuestro clóset, repisas, cajones, etc. Siempre con gratitud hacia cada uno de los objetos por habernos sido útiles, los empaquetamos para dejarlos ir.

Aquí un link de organización básica estilo Konmari, que nos parece bastante práctico.

10. Medita

Meditar es estar en comunión con nuestro estado super consciente, es conciencia pura.

Hay muchas formas de estar en meditación, puede ser: cuando pintamos, cuando leemos, cuando corremos, cuando corremos olas, cuando oramos, etc. Lo que nos lleve a la conexión divina.

Meditación con mantras
Meditación a través de la pintura

Diseña tu camino para poder regresar a ti, siempre a ti.

Con amor.

Comparte esta publicación en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *